El límite del 2% en el aumento anual del IPC del alquiler

No sólo es la gasolina o el precio de la luz. Hacer frente al pago del alquiler también se ha convertido en un quebradero de cabeza para muchos inquilinos.

La ley permite a los propietarios que puedan subir el precio de la vivienda que tengan alquilada conforme a la subida de la inflación. El problema es cuando la inflación anda desbocada, como ahora: esas subidas pueden convertirse en un desembolso extra de más de 500 euros para el inquilino.

Los precios siguen desbordados. El IPC de marzo alcanzó la cifra histórica del 9,8%, la más alta desde 1985. Por eso, el Gobierno ha puesto coto a algunos de ellos de forma temporal. El aumento anual del precio de alquiler que sufren los inquilinos es uno de los que se ven limitados por el real decreto ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania. La medida extraordinaria se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Foto Fuente Pixabay

¿Qué arrendatarios se benefician de la medida?

No todos los arrendatarios se pueden beneficiar del límite de la actualización de la cuota del alquiler: solo los que tengan firmado un contrato de alquiler de vivienda y que esté rubricado entre el 1 de abril y el 30 de junio. Sin importar el año de la firma.

Los contrato de arrendamiento para uso distinto a vivienda, como son los locales comerciales, garajes o trasteros, quedan excluidos de la medida.

¿Por qué un 2%?

No es una cifra al azar. Ahora mismo, la LAU fija el IPC como el índice a tener en cuenta a la hora de revisar al alza el alquiler

Para la elaboración de esta medida, el Gobierno pone la lupa, en cambio, en el Índice de Garantía de Competitividad, que viene a ser la media del IPC de todos los países del euro, pero corregido para ajustar la pérdida de competitividad que España acumula desde 1999. Ahora mismo está en un 2,02%.

El 41% de los propietarios le subió el alquiler a sus inquilinos en plena pandemia

En el caso de un contrato de 600 euros, la nueva medida supondría un ahorro de más de 33 euros mensuales en el pago del alquiler ya que, actualmente, el IPC subió en febrero un 7,6%, por lo que su aplicación supondría un incremento de 45,60 euros en la renta mensual, mientras que con el nuevo máximo, marcado por el Índice de Garantía de Competitividad en el 2%, el incremento sería de 12 euros.

¿Cuánto durará?
En principio, la limitación de las subidas será temporal. Durará 3 meses, desde este mes hasta el 30 de junio.

Ir arriba