¿Cómo declarar una vivienda?

Próximamente la campaña Renta 2022. Desde su inicio el próximo 6 de Abril hasta su finalización el 30 de junio. Para calcular si este año sale a pagar, Hacienda activa la herramienta “Renta Web Open” en la propia web de la Agencia Tributaria. Un emulador promoverá los resultados antes de presentar la Declaración.

Una corroboración que los contribuyentes pueden hacer para declarar una casa tanto siendo inquilinos o bien, propietarios. Aunque las dos opciones proporcionan la capacidad de respetar ciertas deducciones, el estado de resultados variará en caso de que realmente esté resolviendo dudas sobre este tema. Para el propietario, el alquiler actuará como un ingreso, mientras que para los inquilinos y el alquiler se califica como un costo.

Foto Fuente Unsplash

¿Cómo debe declarar el propietario el alquiler del alojamiento?

Los propietarios de una vivienda en alquiler que disfruten de ingresos íntegros superiores a los 1.600 euros por esta situación realizarán su declaración como “rendimientos de capital inmobiliario”.

En la declaración, el propietario debe indicar si la vivienda es urbana o campestre, propia o arquitectónica, y si el alquiler tiene más de un propietario. En este último caso, las personas deben declarar los ingresos del trabajo. Los interesados ​​pueden beneficiarse de una deducción del 60% sobre el beneficio neto de los inmuebles arrendados como vivienda permanente.


¿Cómo se exige a los inquilinos que declaren el alquiler?

Las deducciones de las que se pueden beneficiar los inquilinos por créditos de vivienda no son uniformes en España ya que existen variables entre comunidades autónomas. No obstante los arrendatarios con contrato firmado antes de 2015 tienen la posibilidad de aplicar una reducción de la renta por alquiler de hasta el 10,5% sobre una base máxima de 9.040 euros a nivel nacional. Además, es una opinión común que los beneficiarios de vivienda del Plan Nacional de Vivienda deben declararlas. En Aragón, se deducirá el 10% de las cantidades pagadas con una base máxima de 4.800 euros, siempre que no se superen los 15.000 euros en tributación individual y los 25.000 en tributación conjunta.

Ir arriba