Ahora los jóvenes pueden pensar en emanciparse.

Foto Fuente Freepik

Ahora la situación del mercado es sensiblemente distinta. El alquiler se ha duplicado como opción frente a la compra; y la oferta ha aumentado, en gran parte gracias a la labor hecha por los inversores inmobiliarios, que han visto que en el alquiler también hay rentabilidad, aunque sea a medio plazo. También porque ahora un impago se resuelve antes en el juzgado y porque las opciones de compartir piso o vivir en 25 metros se han normalizado entre los jóvenes.

Las personas que posean la nacionalidad española o la de algunos de los países de la UE que tengan menos de 35 años en la fecha de presentación de la solicitud serán los que podrán optar por esta ayuda. Los integrantes de la unidad de convivencia tienen que cumplir los mismos requisitos. El joven debe ser titular de un contrato de arrendamiento o estar en condiciones de suscribirlo.

La subvención financiará el 50% de la renta mensual de la vivienda que constituya domicilio habitual y no cubrirá gastos de cualquier otro concepto. Se desglosarán del contrato de arrendamiento los pagos por alquiler de garaje, trastero y gastos de comunidad, en caso de incluirse. La renta establecida en el contrato de arrendamiento no puede superar la cuantía total de 500 euros mensuales.

Requisitos para solicitar la ayuda

En este caso los beneficiarios, que también deberán ser españoles o miembros de la UE, tienen que contar con una edad igual o superior a 35 años. Además, si se opta al porcentaje de ayuda incrementado, la edad que se debe acreditar es superior a los 65 años. El solicitante debe haber suscrito un contrato de vivienda habitual en calidad de arrendatario.

En cuanto a los requisitos económicos, habrá que fijarse en los umbrales de renta de la unidad de convivencia referidos al Iprem (564,90 euros). El mínimo se sitúa en 0,5 veces Iprem y el máximo en 3. Por encima de ese umbral solo podrán acceder a la ayuda las familias numerosas o personas con un grado de discapacidad reconocida, cuyos detalles vienen especificados en la Orden del Borm. Hay casos en los que el umbral mínimo de renta no aplica: si todos los miembros de la unidad están en situación de desempleo y han agotado las prestaciones, así como las personas sin hogar.

Esa generación de jóvenes, que aun con tan poca esperanza económica mantiene una conciencia social como no se había visto desde los años 60, merece el esfuerzo más contundente de las autoridades. El Gobierno acierta al ayudarles.


En grupoalquila disponemos de viviendas en alquiler repartidas por toda España, disponemos además, de garantías exclusivas para tranquilidad de los propietarios, si estás pensando en alquilar tu vivienda contáctanos sin compromiso.