¿Qué es la rentabilidad de un inmueble?

¿Qué es la rentabilidad de un inmueble?

Foto Fuente Freepik

¿Qué es la rentabilidad?

Para medir lo que has ganado invirtiendo tienes que echar mano de la rentabilidad, que relaciona el beneficio obtenido con la cantidad de dinero que has invertido para conseguirlo.

De manera breve, te resumo las 3 formas posibles para obtener beneficios y rentabilizar una inversión:

1. Intereses

Productos o inversiones como las cuentas de ahorro, depósitos y bonos pagan intereses. Con este tipo de inversiones sabes de antemano cuánto dinero vas a ganar

2. Dividendos

Algunas acciones pagan dividendos, retribuyéndote como inversor con una parte del beneficio que consigue la empresa. El recibirlos o no, o la cantidad del dividendo, depende de lo bien que lo haga la compañía ese año.

3. Ganancias de capital

Como inversor, si tú vendes un activo como una acción, bono, fondo de inversión o ETF, por más cantidad de lo que pagaste por él, tendrás una ganancia de capital. Si lo vendes por menos, tendrás una pérdida de capital.

 

Estas tres formas de rentabilizar una inversión son compatibles entre sí.

Es decir, puedes ser que hayas invertido en un bono del cual has recibido intereses, y antes de su fecha de vencimiento decides venderlo porque ha aumentado su valor, obteniendo además una ganancia de capital.

O inviertes en una empresa comprando acciones que te han proporcionado dividendos, y en un momento dado las vendes porque han subido más de la cuenta, obteniendo de esta manera una ganancia por el aumento de su precio.

En ambos casos, los dos tipos de beneficios obtenidos, tanto intereses como dividendos, los tienes que tener en cuenta para calcular la rentabilidad total de la inversión.

¿Cuál es la fórmula básica para calcular la rentabilidad total de una inversión?

formula rentabilidad inmobiliaria

La rentabilidad total de una inversión la obtienes dividiendo el beneficio total (ganancias o pérdidas de capital y dividendos o intereses) entre el valor inicial de la inversión, y para transformarla a porcentaje tienes que multiplicar el resultado por 100.


Si ya eres inversor, o si aún no lo eres porque estás en pleno proceso de formación, tu objetivo como tal es ganar dinero. La forma correcta de medir lo que ganas (o pierdes) es empleando la fórmula de la rentabilidad.

Además de medir lo que ganas o pierdes, la rentabilidad te permite saber cómo le ha ido a tu inversión. No es solamente cuestión de dinero. Puede ser que la rentabilidad obtenida esté muy lejos de tus objetivos iniciales.

La rentabilidad de una inversión se puede medir de varías maneras. Las más importantes son la total, la de un periodo determinado de tiempo y la acumulada.

Por otro lado, también tienes la posibilidad de calcular la rentabilidad media de una inversión. La forma más efectiva de hacerlo es hacer los cálculos de forma geométrica.

Todos las clases de rentabilidad de las que te he hablado las puedes ver en la práctica con mi cartera de inversión de gestión pasiva.