¿Tienes un inquilino moroso y no sabes cómo echarle?

¿Tienes un inquilino moroso y no sabes cómo echarle?

Foto Fuente Pixabay

Cuando un propietario alquila un piso, uno de sus mayores miedos es que llegue un día en el que el inquilino ya no pueda -o no quiera- realizar el pago de la renta y lo tenga que echar. Todos saben que un escenario como este tiene solución, pero no deja de ser un proceso lento e incómodo que deja agotado a cualquiera.

Y es que ahora hay que estar más prevenidos que nunca: la morosidad en España ha aumentado en los últimos años. De hecho, durante los meses del confinamiento, la morosidad del alquiler se triplicó del 5% al 15%.

¿Cómo echar a un inquilino por impago?

Si durante el coronavirus se negoció un parón en el pago del alquiler y el inquilino utiliza esto como excusa para no pagar a día de hoy, tampoco vale.

Aunque no haya una legislación que pueda dictar una norma en el asunto, el acuerdo ha de ser bilateral y una vez que el propietario vuelva a demandar el alquiler se rescinde.

Por ello, el propietario ha de estar atento y empezar a asesorarse tras la primera excusa del inquilino.

Si este comienza a retrasarse con los pagos todos los meses o pide alargar el plazo contemplado para porque no puede afrontarlos, hay que tener cuidado: podrían ser los primeros signos de que se plantea no pagar.

 

Paso 1 Comunicación

El primer paso es hacer una comunicación fehaciente al deudor. Esto se hace mediante una comunicación escrita que quede registrada. Se puede utilizar y de hecho, debería por ejemplo, un burofax.
En esta comunicación debe figurar la cantidad adeudada y el plazo máximo que se le da al deudor para liquidarla (lo más aconsejable es un mes). Si en ese tiempo el inquilino no ha pagado se puede comenzar con la demanda o el procedimiento de desahucio.

Paso 2 Demanda

En este punto se puede optar por interponer una demanda que el juez tendrá que admitir a trámite. Lo normal es contar con la ayuda de un abogado.

Una vez admitida la demanda el secretario judicial da 10 días de plazo al inquilino antes de continuar el proceso. El inquilino tendrá tres opciones: desalojar la vivienda, pagar lo debido u oponerse a la demanda.

Realmente, este período no es más que un trámite porque en la mayoría de los casos la demanda sigue adelante hasta llegar al desahucio

Paso 3 Desahucio

Agotadas las vías del diálogo y de la demanda tocará la vía del desahucio. Esta vía es la menos deseable ya que puede tardar de media 8 meses y, aún así, no asegura que se devuelvan las cantidades adeudadas, por las que habrá que seguir peleando aunque el desahucio se lleve a cabo. Además, hay que contar con el gasto extra en abogados si se opta por uno de pago.

Cuando por fin se termine el proceso el inquilino recuperará su inmueble (no así el dinero que le debe el inquilino, como ya se ha dicho). Ahora sí, el inquilino tendrá que abandonar el piso y la ley lo respaldará, de modo que si no lo hace la policía podrá intervenir.

Consejos

Contrata un seguro de alquiler. Así de claro y sencillo. En Grupo Alquila ofrecemos esos servicios con garantía total, cobraras tu renta todos los días 5 de mes en cuestión. Este es el mejor consejo que te podemos contar para evitar una situación de tener que echar a un inquilino moroso.

 

Las ventajas de contar con un servicio de este tipo son las siguientes:

  • Seguridad.

  • Ahorro de tiempo y dinero.

  • Minimizar las consecuencias legales de tener un moroso.

  • Dormir mejor y más tranquilo.

  • Evitar una situación incómoda.

 

 ¿Quieres alquilar tu vivienda de una forma segura? Nosotros te ayudamos, grupo alquila es una inmobiliaria que compromete con los inmobiliarios, ofrecemos garantías de pago exclusivas para la tranquilidad de los propietarios y también te acompañamos durante todo el proceso para cualquier duda que pueda surgir, contáctanos.