Has más rentable tu vivienda de alquiler.

Has más rentable tu vivienda de alquiler.

La situación que ha dibujado la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus se ha traducido en un escenario de nueva normalidad al que no es ajeno el mercado inmobiliario. Aunque los expertos se mantienen cautos a la hora de hacer predicciones, lo cierto es que el mercado del alquiler empieza a resentirse.

Con este escenario, propietarios e inquilinos mantienen el pulso y, mientras los primeros confían en el mantenimiento de los precios, los segundos analizan y esperan para ver cómo evoluciona el mercado. En todo caso, hay ciertos trucos para rentabilizar una vivienda de alquiler, incluso, si la situación no acompaña.

 Enumeramos algunos consejos:

1. Remodelaciones necesarias

Cuando uno busca una vivienda de alquiler cuestiones como la comodidad o el atractivo estético tienen un peso importante. Más allá de la ubicación o las dimensiones, son los pequeños detalles los que pueden inclinar la balanza a favor de uno u otro inmueble. Es ahí donde radica la importancia de una buena puesta a punto.

Antes de colocar la vivienda en el mercado, es importante realizar las reparaciones oportunas o pequeñas mejoras necesarias para ofertar el inmueble en perfectas condiciones. Una mano de pintura, el cambio de los tiradores de las puertas o la reparación de los interruptores, por ejemplo, son pequeñas intervenciones que pueden suponer la revalorización de la vivienda en cuestión.

2. El mercado inmobiliario

Conocer el mercado es otra de las cuestiones claves para rentabilizar una vivienda en alquiler. Lo interesante es analizar la oferta y la demanda de modo que alcancemos un precio apropiado que permita garantizar el arrendamiento de la vivienda así como el pago de la mensualidad en cuestión. Un precio excesivo no solo puede ser contraproducente para captar la atención de los inquilinos sino que, en ocasiones, puede suponer dificultades en el cobro del mismo. Pero alquilarlo por debajo de lo que marca el mercado tampoco es mejor ya que, siendo así, no obtendremos la rentabilidad apropiada.

Si la vivienda está en precio, esto es, dentro de lo que marca el mercado, podemos tratar de reducir los tiempos y alquilar más rápido añadiendo valor a nuestra propuesta. Muebles básicos, un lavavajillas o algún extra que capte la atención del arrendatario pueden ayudar a conseguirlo.

3. La mejor elección

La mejor garantía para obtener una buena rentabilidad con el alquiler de la vivienda es encontrar el inquilino perfecto. Muchos propietarios optan por contratar seguros de impago de alquiler por si la elección no resulta tan apropiada como podría parecer. Sin embargo hay otras cuestiones a analizar más allá de la solvencia económica que estudian este tipo de pólizas (o puedes comprobar tú mismo solicitando documentos como el contrato de trabajo, nóminas o similares).

Un buen inquilino será aquel que cuide tu vivienda y respete las condiciones contractuales. Tener referencias siempre es un punto a favor a la hora de hacer la selección. En todo caso, conviene tomarse la selección con calma y, ante la duda, declinar la oferta.

4. Función que satisface las necesidades de la zona

En las grandes capitales como Madrid y Barcelona, los alquileres continúan disparados y la situación difiere bastante de lo que puede ocurrir en otras ciudades con menos demanda. Para obtener la mayor rentabilidad es importante tratar de hacer atractiva la vivienda en función del público objetivo, es decir, ofreciendo aquello que pueda satisfacer las necesidades de parejas, familias o singles, por ejemplo.

La fórmula del alquiler turístico también ha sido una de las más empleadas en los últimos años, sobre todo, entre los propietarios de viviendas céntricas o en aquellos emplazamientos con una gran afluencia de turismo. Convertir los inmuebles en auténticos apartahoteles y publicitarlos en portales especializados ha sido una vía que ha permitido a muchos pequeños propietarios obtener unos ingresos extra por sus inmuebles. Sin embargo, la excepcionalidad de la situación actual ha hecho que muchas de estas viviendas retornen al mercado del alquiler residencial.

5. Otras vías de rentabilización

Al margen de los alquileres turísticos existen otras fórmulas que permiten rentabilizar una vivienda en alquiler. Compartir piso, por ejemplo es una de las más habituales, una elección que te permite ir amortizando la hipoteca pero con la ayuda de la renta de un compañero de piso. Pero el ecosistema inmobiliario está lleno de fórmulas que, más allá de lo económico, permiten optimizar el rendimiento del hogar.

El couchsurfing o el intercambio de casas por temporadas es una práctica creciente entre los viajeros. Incluso, hay plataformas a través de las cuales puedes convertirte en anfitrión de una cena y obtener ingresos extra abriendo las puertas de tu hogar. No es un alquiler al uso pero sí una forma original de conseguir dinero extra a través de tu propiedad.

 

 ¿Quieres alquilar tu vivienda? Nosotros te ayudamos, grupoalquila es una inmobiliaria comprometida con los propietarios, ofrecemos garantías de pago exclusivas para mayor tranquilidad de los propietarios y te asesoramos a lo largo de todo el proceso de arrendamiento, contáctanos.