Los alquileres bajan en Barcelona y se suavizan en Madrid

Los alquileres bajan en Barcelona y se suavizan en Madrid

El ritmo de crecimiento se moderó en el último trimestre del año, cuando los precios se redujeron en un 0,6%.  El 'boom' de precios de los alquileres sigue perdiendo fuerza, en Madrid y Barcelona, epicentro de las subidas más acusadas de los alquileres y donde las rentas se encuentran en niveles precrisis, los incrementos siguen mostrando síntomas de agotamiento. En la capital de España el aumento en los últimos 12 meses del año ha sido del 4,3%, casi la mitad de hace un año, mientras que en la Ciudad Condal se ha registrado una reducción del 1%, su segunda caída consecutiva. A pesar de esta sutil caída, Barcelona sigue siendo la capital española más cara para vivir de alquiler (17,3 euros por metro cuadrado), seguida de Madrid (16,2 euros) y San Sebastián (15,3 euros).

Son datos del portal Idealista. "Los números evidencian que no hay burbuja de alquiler, y, de haberla habido, los datos demuestran que se está deshinchando", señala Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista. Nos encontramos ante un escenario de "normalización" y de ajustes de los precios de alquiler, por lo que considera "muy arriesgado" legislar ahora "una realidad que ya no existe y que puede perjudicar muy gravemente el crecimiento del mercado", ha dicho Encinar refiriéndose a la posibilidad de que el Gobierno acabe por ceder a las presiones de Podemos y decida limitar los precios de los alquileres en los mercados donde existen mayores tensiones de precios. "No hay datos estadísticos que justifiquen en estos momentos la urgencia con que se quiere regular el control de los precios, que, de hecho, ya están ajustándose en los grandes mercados", ha advertido.

En este sentido, ha apuntado que en los próximos meses se verá cómo los precios del alquiler se estabilizan y entran en una fase de "mesetización o incluso más caídas". Y, aunque considera que en algunos barrios puede haber aún tensión en los precios, estará basada en una "alta demanda que choca con una escasa oferta en esas calles". Para Encinar, únicamente podrían romper esta tendencia a la estabilidad unas políticas de vivienda que estrangulen la oferta y que provoquen una reducción de la misma de forma "dramática".



Fuente: elconfidencial