El gravamen de viviendas vacías parece estrellarse con la realidad

El gravamen de viviendas vacías parece estrellarse con la realidad

El actual gobierno planteaba hace unas semanas una medida para controlar la constante subida de alquiler que vivimos en España. No obstante, a la hora de entrar en detalle, han empezado a salir a la luz los inconvenientes.

El primero de ellos y prácticamente el más importante es que la mayor parte de viviendas vacías se encuentran en ciudades pequeñas y medianas, lo que implica que en la grandes ciudades hay unos porcentajes muy bajos de viviendas vacías, y es en estas ciudades donde verdaderamente se nota la subida del alquiler. En las grandes ciudades, el porcentaje de viviendas vacías ronda en torno al 10%, cifra que en la práctica no supondría una mejora sustancial para el  sector. Donde se encuentran el 70% de las viviendas vacías es en las ciudades con menos de 100.000 habitantes, zonas en las que la subida del alquiler es mínima o inexistente.

El segundo problema es poder hacer un recuento efectivo de las viviendas vacías ya que actualmente nos basamos en el últmo censo del Instituto Nacional de Estadística que se realizó en 2011 y cuya actualización tiene lugar al cabo de diez años, es decir, en 2021. Además de que habria que esperar 3 años para tener un censo adecuado a la realidad, hay que tener en cuenta que no todas las casas y pisos vacíos están preparados para ser habitados, aproximadamente una sexta parte se encuentran en un estado deficiente o incluso ruinoso.

A esto se suma que los expertos no han tardado mucho en criticar esta medida del Gobierno, ya que afirman que "toda restricción que se introduce en el mercado lo que hace es subir los precios". Hay quienes apoyan incentivos en lugar de restricciones, o quienes determinan que el problema de los precios se debe a la falta de suelo en las grandes ciudades.