Medidas europeas para bajar el alquiler y estabilizar el sector inmobiliario

Medidas europeas para bajar el alquiler y estabilizar el sector inmobiliario

El precio del alquiler continúa subiendo, y esa es la auténtica realidad. Estamos ante un problema cuya extensión es mucho mayor de lo que parece, ya que afecta a toda Europa. Ahora, hay quienes se basan en otras ciudades del centro del continente para encontrar una solución. Uno de los modelos politico-económicos de referencia en el sector se encuentra en la capital de Austria. Sí, Viena, con casi dos millones de habitantes, cuenta con un gran apoyo económico público al alquiler y a la vivienda social.

Asi lo relatan en la prensa británica, concretamente en 'The Guardian'. En este se resalta a la ciudad austriaca como «una de las mejores para vivir en el mundo» por calidad de vida, aunque el nivel sea más caro. Y es que los ayuntamientos compensan con beneficios para acceder a una vivienda como en nuestro país hacen las comunidades autónomas como Andalucía, pero en determinados casos.

8 de cada 10 pisos estás financiados por el sistema de vivienda pública y el 60% de la población vive en casas protegidas. Todo ello hace que el propietario no suba el alquiler de su vivienda ante el incremento de la competencia.

Las altas instancias de Viena han abonado unos 577 millones en subsidiar el alquiler, construir y reformar viviendas. Una cantidad que, sin duda, tal como recoge también 'El Confidencial', se han traducido en facilidades económicas para los vecinos. En ciudades españolas como Almería, se han ofrecido ayudas de hasta 200 euros al mes para el alquiler a menores de 35 años.

Cabe destacar que, en la capital austriaca, donde se han convertido antiguas zonas industriales en barrios residenciales, el objetivo es garantizar la calidad de vida de los vecinos, teniendo en cuenta el elevado nivel de vida en la ciudad. La intención del ayuntamiento es intervenir los precios de forma que ninguno de los residentes destine más de un 25 por ciento de sus ingresos al alquiler. ¿Sería capaz cualquier ciudad de España?